Espíritu viajero: Madagascar


Estamos acostumbrados a ver el Mapamundi siempre desde la misma perspectiva. ¿Qué te parece si le damos una vuelta? Madagascar se convierte en el calzado perfecto para caminar hacia tus sueños. Gracias a tus pasos vas descubriendo y guardando detalles en tus botas trotamundos. Las ciudades se convierten en recuerdos, aspiraciones o sensaciones que hacen que crezcas cada día.

Aprender a mirar diferente

¡Sé diferente al resto! No te conformes con parecerte a la mayoría y lucha por tus sueños: recorrer el mundo y contarlo aquí. Que no te importe que muchas personas no lo entiendan. Eres dueño de tu tiempo y malgastarlo será tu peor condena.

¿En que estás dispuesto a invertirlo? Sal ahí y cómete el mundo. Lugares maravillosos están esperando tu llegada. 

Y por último, fíjate una meta. La mía es: próximo destino #MadagascarConTuareg

Soy de contrastes. Viajar a Madagascar con Viatges Tuareg dista mucho de la forma en la que suelo recorrer el mundo. Me gusta viajar por libre, sin depender de agencias. Disfruto organizando mi propia ruta, pasándome horas y horas delante de un ordenador a la caza de las mejores ofertas y leyendo a otros compis bloggers en busca de lugares poco masificados. Que me marquen una ruta es nuevo para mí, y como toda novedad, quiero probarla.

Por mi forma de ser, creo que me costaría dar el paso y organizar mi propio viaje a Madagascar, es más, nunca me lo había planteado antes; eso no quiere decir que no sintiera curiosidad por la gran Isla Roja. Esta es una ocasión perfecta para probar una nueva forma de viajar y quizás variar un poco mis costumbres viajeras, aunque dejo bien claro que nunca abandonaré mi mochila. 

¿Nos vemos en #MadagascarConTuareg?

Comenta con Facebook

2 respuestas a “Espíritu viajero: Madagascar”

  1. Txari y Carlos. dice:

    Je…je…je, que buena idea la de dar vuelta al mapa de Madagascar!En verdad que así parece como si fuera un calzado deportivo que incita para recorrer esta isla tan extensa.Desde luego que sería ideal poder viajar allí para disfrutar de la naturaleza que la compone y ver a sus habitantes,así como poder comprobar su gastronomía para poder degustarla. Un viaje largo pero para no olvidarlo ¡Quien pudiera ir!.

    • Sin duda uno de los mayores contrastes de Madagascar, aparte de su precioso paisaje, es la gastronomía. Espero tener la oportunidad de calzarme las botas y recorrer las isla dentro de poco y probar la catar la gastronomía malgache.

      ¡Gracias por vuestras palabras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *