Con lo que nos topamos en… Amsterdam


Después de un viaje de 12 días en los que recorrimos Londres, Brujas, Gante, Bruselas y Amsterdam, hoy os cuento las anécdotas que vivimos en la ciudad del pecado. Seguramente fueron más, pero estas son las que más y mejor recuerdo, quizás, porque nos hicieron reír mucho. Si queréis ver un resumen de la ruta, donde comer, dormir y cómo viajar, podéis hacerlo en la guía Move, Taste & Dream.

i amsterdam

  • Ir al cartel de I Amsterdam a hacerte una foto y que no quepa ni un alfiler.
  • No tener sitio para comer y de repente encontrar uno de los mejores bocadillos en Museumplein.
  • Ir a pagar y que no acepten Visa ni MasterCard. La cara que se te queda…

Amsterdam Bici

  • Ver por la calle una chica con una bici más que chula y que te pida que se la guardes un rato.
  • Pensar que el ferry tiene pocas frecuencias y ver que pasa constantemente.
  • Quedarte entre dos tranvía y pensar que te van a llevar por delante.
  • Aterrizar en Amsterdam y sentir/oler que es la ciudad de la hierba.
  • Coger el bus de vuelta a Amsterdam en Marken y darte cuenta que es el último del día. ¡Menos mal!
  • Pasar por el Red Light District y creer que te van a atracar en un callejón.

Amsterdam XXX

  • Estar a punto de ser atropellado por una bici y que ni se disculpen.
  • Creer que las XXX de Amsterdam se deben a Sexo, Alcohol y Drogas y enterarte que es por Peste, Inundaciones e Incendios (es parte del emblema oficial).
  • Entrar a una tienda de souvenirs y salir ciego de probar quesos.
  • Tomar algo en un Coffee Shop y que tengan un gato por mascota rondando las mesas.
  • Que hagas un tour guiado y te topes una guía estupenda.

Amsterdam Beginjhof

  • Conocer un recinto destinado a que vivan mujeres (Begijnhof) y que se puede visitar durante el día.
  • Enterarte que tiempos atrás, los curas y prostitutas hacían buenos negocios para sablear a los navegantes.
  • Querer alquilar una bici y no hacerlo por exceso de gente.

amsterdam frabrica

  • Pasar por al lado de la fábrica de Heineken y ver una cola kilométrica para entrar. (Lo mismo con el museo Van Gogh y la casa de Anna Frank).
  • Ver una casa torcida y pensar que eres tu, que vas tocado.
  • Que pases calor los primeros días y el último, salgas sin chaqueta y pases un frío de muerte.

En Amsterdam hemos vivido momentos únicos, pasado anécdotas inolvidables y descubierto lugares que nunca hubiésemos imaginado se podían encontrar allí. Espero que me cuentes que tal te ha ido por allí. ¡Suerte mochilero!

 

Comenta con Facebook

2 respuestas a “Con lo que nos topamos en… Amsterdam”

  1. Daniel dice:

    Por lo que veo hicisteis un tour parecido al que hice yo en la brevedad de 10 días… a toda leche vamos! Enhorabuena chicos esta muy currado el blog, lo que escribís, todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *