Mi primera vez haciendo Castells


Hoy vengo a contaros una experiencia muy personal. En Catalunya existe la tradición de pertenecer a una colla y quedar, al menos, dos veces por semana para practicar y hacer castells. El año pasado tuve la oportunidad de asistir al Concurso de Castells de Tarragona para fotografiarlos, pero no me imaginé que un año después estuviera formando parte de uno de ellos.

La colla es como una pequeña familia, unos se protegen a otros, y, al menos, en la de Cambrils hay muy buen rollo. Nos recibieron con los brazos abiertos en enseguida nos enfajaron para entrar en acción. En una colla una mano extra nunca está de más.

Las posiciones

A Alex lo encasillaron en lateral pero yo probé varias de ellas: lateral, tapón y alguna más cuyo nombre no recuerdo. Te sientes útil y sientes que proteges a los que están más arriba, sobre todo, a los peques.

Es decir, que si tienes ganas de formar parte de una colla te aceptarán con los brazos abiertos, es más, yo bromeo y les digo que son un poquito secta. Les hace ilusión que gente que nunca ha hecho Castells se una a la historia.

Además, Silvia tubo un comentario muy bonito conmigo. Básicamente me dijo que parecía que no era la primera vez que hacía Castells, así que lo mismo es otra vida he sido castellera y no lo recuerdo 🙂

Formar parte de Castells

Post breve el de hoy. El domingo nos estrenamos/debutamos en la Diada de Cambrils a las 12.00 en el parque del pescador. Ya ampliaré este post para contaron la experiencia.

A un pasito de acabar la temporada, seguro que el año que viene lo cogemos con gusto y viajamos haciendo Castells por Catalunya. Por lo pronto, a lo mejor, podemos volver a Andorra. Siempre es bueno volver a Andorra.

Seguiremos informando.

Comenta con Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *