¿Y si alguien se está lucrando con tus fotografías?


Lo reconozco, desde siempre he estado enganchada a la fotografía. Con el paso de los años, he ido dominando técnicas que desconocía y ampliando poco a poco mi equipo. Recalco lo del ‘poco a poco’, porque como todos bien sabemos, la fotografía no es un hobby precisamente barato.

En mi caso, no saco ningún beneficio de las fotografías que realizo en mis viajes o en el día día (ya me gustaría, ya); simplemente lo hago para seguir aprendiendo y mejorando. Digamos que es un reto personal.

Internet es un gran escaparate para fotógrafos emprendedores y poco conocidos. ¿Quién no sube día si y día también fotografías a su blog o a redes sociales como Instagram o Facebook? Nos gusta compartir nuestras fotografías principalmente por dos motivos: Por que estamos orgullosos de ellas o para dar un poquito de envidia a nuestros seguidores, ya que el 99,9% de las veces hacemos públicas situaciones felices.

No somos conscientes de que desde el momento en que subimos una foto a Internet las exponemos a que cualquiera pueda hacer uso de ella sin nuestro permiso. ¿Existe alguna manera de evitarlo? Desgraciadamente no, pero si existe alguna manera para intentar protegerlas.

Logo personal

Logo personal

Hay miles de publicaciones al respecto pero aquí van 5 consejos:

1. Nunca subas tus fotografías en alta resolución. Reduce tus fotografías hasta un tamaño medio para que se puedan apreciar pero no plagiar.

2. El RAW (negativo digital) es tuyo y solamente tuyo. Jamás lo compartas.

3. Las redes sociales están muy bien pero es infinitamente mejor subir las fotografías a tu web personal. De esta manera podrás configurar a tu gusto todas las opciones de privacidad: inhabilitar el botón derecho del ratón, evitar el ‘paint screen’ o restringir las descargas entre otras opciones.

4. Utiliza Creative Commons

5. Soy de la opinión de que las marcas de agua en las fotografías no sirven para nada. Es cierto que se lo ponemos más complicado a quien quiere usurpar nuestra foto, pero con un poquito de paciencia y dominio del photoshop, la marca de agua se convierte en una técnica inútil. Además no hay nada más horrible que ver un pegote enorme en mitad de un paisaje. Si queremos incluir una marca de agua o logo personal que sea con un poquito de gusto.

Y como no, respeta siempre las fotografías ajenas, pidiendo permiso para su publicación o mencionando siempre la autoría. Si no dispones de fotografías propias siempre puedes acceder a un banco de imágenes libres de derechos.

Comenta con Facebook