Londres for Dummies


¡Wow! Londres. London. Landan. La ciudad europea más cosmopolita, el lugar donde ir a trabajar, la mejor forma de aprender inglés… Para empezar, yo soy uno de esos que siempre había querido ir a Londres. No me pregunte por qué.

Porque sí. Por meterme en el mundo ‘guirilai’, volverme loco en los mercadillos, por ver el Big Ben, el Palacio de Buckingham, el Hyde Park y sus ardillas, etc. Pero no, no es oro todo lo que reluce.

La idiosincrasia londinense

Londres no está mal, tiene sus cosas buenas. Es una ciudad además de grande, bonita. Eso si, te puedes ‘jartar’ de andar porque el metro es carillo. A cambio, pues vas viendo calles, basura, gente que te empuja sin ton ni son… Tenía la idea en la cabeza de que los ingleses eran gente correcta, amables, educados, limpios y blancos con quemado tipo cangrejo. Nada, toda mi ideología al traste.

Uno: Para mi limpio no es el que más limpia, sino el que menos ensucia. Allí con el rollo de que no hay papeleras por seguridad, están las calles llenas de mierda.

Dos: Van por la calle a tope y ni se apartan ni dicen ni mu. Si pueden te empujan, te pisan o se ponen delante tuyo para cruzar. De alguien joven, te lo puedes esperar, pero cuando vas a dejar pasar a un hombre mayor que va con muleta y de repente lo ves que te mete un codazo y te pisa ya empiezas a sospechar.

Tres: Les preguntas algo por la calle  y si tienes suerte te dirán la respuesta cagando leches. Luego, siguen a sus queaceres como si nada.

Cuatro: Allí el inglés típico del sur, blanco como Iniesta (un saludo Andrés bendito gol), con chanclas y calcetines blancos con bici de renting opcional parece no existir. Los nativos, prácticamente, lo único que hacen es trabajar. Mucho hard working para luego jubilarse bien. Van de casa al trabajo y del trabajo a casa como robots, todos en manada, doy fe de ello. Los pocos que se permiten tomar algo después del tajo, son los peces más gordos y en sitios como el Leadenhall Market (dónde Harry Potter compraba el pajarraco) que no es nada barato.

 Londres for Dummies

El mal tiempo de Londres

Menudo el mal tiempo de Londres. Allí llueve, hay niebla, la gente va abrigadísima… Bien, esto último es cierto. La gente va tapada hasta la trancas y en los sitios públicos la calefacción está a más no poder. Así normal que tengas que ir tapado en la calle, del contraste que pega. Será el cambio climático o que soy caluroso y encima me acompaña una vasca. Pasamos un calor de cojones. La niebla, para los dibujos. Llover, si, un pequeño chaparrón que tampoco trajo ni frío. No, no estuvimos en verano, era pleno Diciembre. El único que momento en el que pasé frio fue el último día en Amsterdam.

Vete a Londres, yo me quedo en España

He conocido y conozco a muchos que se han ido a Londres, tierra de oportunidades para trabajar, aprender inglés, buscarse la vida, pegarse la vida padre, estudiar, y cuantas más cosas se te ocurran. La mayoría, trabajan allí de algo que bien podrían hacer aquí. Limpiar el baño de un burger lo puedes hacer en Cáceres, no hace falta irse a Londres. Lo más que vas a hacer allí es ser camarero. “Pero pisha, vengo de Murcia y de camarero gano 2.500 pounds…”, sí, claro, al cambio en euros es una pasta pero… vive tu allí, que un viaje de metro son unos 8 euros y un paquete de tabaco unos 15.

Cuenta que vas a tener que dormir, comer, cenar. Bueno, las comidas se las ahorran to save money. Muy buena forma de vida. Mira, tengas trabajo o no, seguro que en tu casa,  ibas a tener un plato de lentejas. Lo que queda muy cool es decir en Facebook que vives en Londres, que trabajas en Londres, que socializas en Londres y que aprendes inglés en Londres. Bla bla bá.

Malvives, trabajas a horas en lo que pillas, no sales a tomar nada porque allí además de que no se lleva es carísimo y aprender lo que se llama aprender aprendes poco porque te juntas con los españoles de turno y que hable el único que sabe. Pero, compañerismo hay de aquí (o allí) a Lima. Me refiero a los que desembarcamos allí con una mano delante y otra detrás. Si hay que ayudarse a buscar trabajo, se ayuda, que hay que compartir habitación o cargador de móvil, se comparte. Tuve la suerte de conocer a Borja y Nico, dos españoles cojonudos que se echaban una mano siempre que hacía falta.

Londres for Dummies

Pero Londres mola. Tiene para ver un poco de todo. Monumentos, centros comerciales tipo Corte Inglés, puentes colgantes, su río, Starbucks por todas partes, etc. Campos de futbol hay unos cuantos, quedan a las afueras y hay que ir en metro, pero hay. Al final, cuando estás allí valoras lo que tienes aquí. Tenemos mucho lío político, mucho chorizo y mucha Rita Barberá pero tenemos sol, paellas, cervecitas, nuestros puentes y muchos bares. Y eso no lo hay allí. Allí está claro que viven para trabajar. Duro. Todo el día. Y luego jubilarse, comprarse una roulotte venga pa Spain a vivir.

PD: si vas a Londres, visita el Camden Market y ponte ciego por los puestecillos de comida, lo agradecerás. También llévate paraguas siempre encima que si te pilla la lluvia y tienes que salir de allí rápido lo llevas claro. Ah, apunta, a las ardillas no les molan las Pringles. Te lo digo porque un tubo allí vale 1 Pound y fijo que llevas encima.

Good Trip

Comenta con Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *