Sushi: Barcelona-Japón vía Sant Lluís


El domingo embarqué en el vuelo SSH1200 con salida Barcelona y destino Japón. Sin alas y sin moverme del suelo, directo a elaborar un sushi de calidad. Todo se coció desde la calle Sant Lluís, en el Taller de Sabores.

Tuve la oportunidad de asistir a un taller de cocina japonesa, de sushi concretamente. Sí, lo confieso, nunca lo había probado antes. Y no por falta de ganas, si no por una especie de miedo a no probarlo la primera vez en el sitio adecuado. Ahora, creo que soy adicto.

Taller Sushi

No hay mejor forma de probarlo que con una persona, Lika, cuya familia lleva más de 400 años preparándolo con una receta familiar. Su forma de explicar, de hacerte repetir hasta que lo hagas como a ella le gusta hace que parezca fácil. Eso es un arte y que no todo el mundo es capaz de hacerlo exquisitamente bien. Diría que, como tocar la guitarra, hay buenos guitarristas y está Paco de Lucía.

El secreto, según Lika, está en la exactitud y la metódica de trabajo. Sí va de un minuto y sí va de diez gramos.

Taller Sushi

Otra cosa, para muchos a lo mejor obvia pero que yo desconocía, es que el buen sushi ni se moja en soja ni tiene porqué llevar nada crudo. Todo eso es para engañar, el sabor ya debe ir con un arroz bien elaborado. Qué untemos el sushi en cualquier salsa ellos lo ven como que un americano se coma la paella con ketchup. Sí hay que bañarlo en algo, es que algo falla.

Comerlo tampoco es cualquier cosa. En Japón, a los más pequeños, se les va introduciendo con elaboraciones sin productos en crudo y poco a poco se le van incorporando pescados o pollo cada vez menos cocinados, hasta llegar a hacerle el paladar. Además, se les enseña a enrollar para que vayan adquiriendo esta técnica tan peculiar y que tiene mucha importancia en la cocina japonesa. Es todo un arte.

ENROLLANDO SUSHI

Taller Sushi

Pero después de varias horas elaborando, oliendo, aprendiendo y sobre todo, disfrutando, llegaba el mejor momento: la cata. Qué cosa más rica. He volado a Japón sin moverme del local, que no de la silla, porque me he puesto de pie del gusto.

Taller Sushi

Casi a las cinco de la tarde, el vuelo terminaba y tocaba volver a la realidad, pero no sin llevarnos en una bandeja lo que tan buen rato nos ha costado. Puedo decir que mi primera ingesta de sushi, ha sido satisfactoria. Los demás, ya habían comido sushi alguna que otra vez pero, reconocen que no hay color.

Creo que nos lo pasamos en grande, prueba de ello, esta foto en la que ninguno es capaz de estarse quieto.

Taller Sushi

VIDEO DEL TALLER DE SUSHI

Comenta con Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *