10 cosas que no me gustaron de Tailandia


Tailandia es la puerta enorme de turistas al Sudeste Asiático. Para muchos viajeros, es el primer destino que visitan en Asia y esto no siempre hace que todo sea color de rosa. En nuestro viaje a Tailandia disfrutamos como niños, pero también hubo cositas que no nos gustaron. Hoy hablamos de la cara B de Tailandia.

1.Aterrizaje en Khao San Road

Como su nombre deja intuir, esta calle es un caos. Es céntrica y la gran mayoría de los viajeros se alojan cerca de esta arteria de fiesta y descontrol nocturno. La tienes que visitar, aunque no sea lo más simbólico de Tailandia. Si te quieres alojar en esta zona, te recomiendo que optes por la calle paralela llamada Rambutri. En ella hay muchos hostels y hoteles y el ambiente es tranquilo para tomar unca copa o hacerte tu primer masaje de pies.

2. En busca de un taxi

Creo que Tailandia es el país donde más taxis hemos cogido. Son unos estafadores, eso es así y no lo vamos a cambiar; ahora, hay que ser más listos que ellos. Apréndete 3 o 4 palabritas en tailandés y ya verás como no te vacilan tanto. Se pensarán que eres un occidental que vive en Tailandia y respetarán ponerte el taximetro asi como ser un poquito más amables.

Que decir de los tuk-tuk… te tienes que montar, pero que sepas que son más caros que los taxis así que cógelos para trayectos cortos y vive la experiencia. Tienes que tener en cuenta que en Bangkok hay un tráfico infernal. Puede ser que a cierta hora del día no quieran llevarte a tu destino. Nos pasó cuando quisimos visitar en mercado de Chatuchak un fin de semana al medio día. Mi consejo: madruga.

Tirolinas en Chiang Mai

3. No contrates excursiones con vendedores itinerantes

Nunca, jamás. Vete directamente a una agencia o local que se dedique a vender excursiones o paquetes pero nunca lo contrates con alguien que te ha parado en la calle: te engañarán seguro. Otros querrán meterte en un ping-pong show… imagínate por el nombre lo que quieren venderte.

4. Tailandia no es tan barato como dicen

A ver, es un destino económico. Te puedes alojar por 3€ la noche, peeero allá tu, quiero decir, no vas a estar en un sitio decente. Los alojamientos con camas compartidas partes de unos 10-12€ la noche, este precio también lo encuentras en capitales europeas.

Comer es barato, pero seguro que llega el momento en el que te cansas de comer Pad Thai por 40 baths y decides comer otra cosa. En Tailandia cocinan con un aceite que le da un sabor característico y uniforme a todas las elaboraciones. Para tu paladar dará igual que sea pad thai o arroz con camarones que ese sabor común está latente.

5. Tailandia sufre masificación

Esto es una realidad. No podemos pretender ir a un sitio y estar solos. Si vamos de excursión en longtail a las islas, otros muchos turistas también habrán tomado esa decisión. Si queremos presenciar el festival de farolillos pues no esperemos que sea una velada romántica. Y así con todo lo que hacemos los turistas/viajeros en Tailandia.

6. Moverte en trasporte público es lento, muy lento

Amigo, esto nos lo habían contado, pero hasta que no lo sufres en tus propias carnes no sabes lo que supone. Por ejemplo, cruzar la península de Krabi a Suratani es una puta odisea que te va a llevar 1 día completo y creo que apenas son 400km. Ir en ferry a las islas de Ko Tao o Ko Pangan no es un paseo idílico, son horas de ferry y con mala mar… prepárate. Y no hablemos del tráfico, ojito con el tiempo de antelación con el que vas al aeropuerto a tu vuelta del viaje.

alojamiento en railay cabana

 

7. Los baños

Algunos baños son terroríficamente asquerosos. No todos, pero los de las estaciones de autobuses tienen su miga. Se te van a quitar las ganas de soltar nada o de soltarlo todo.

8. Regatear puede ser un rollo

Sí, están artos de hacerlo, sí sabemos cómo hay que regatear, pero la magia del regateo se ha perdido en Tailandia. Muchos tailandeses te ponen mala cara y se sienten ofendidos ¿Teatro? seguramente.

que ver en chiang mai lamparas

9. Cuesta encontrar lo tradicional

Es un destino muy masificado y se está perdiendo la esencia del país. Al fin y al acabo, en un primer viaje todos queremos ver los mismos lugares y no tenemos tiempo para dedicar a otros menos turísticos aunque nosotros sacrificamos no ir a Maya Bay u a Ao Nang por pasar 3 noches en Railay o visitar en templo de los mil detalles.

10. Querrás volver

A pesar de todos estos inconvenientes y aventurillas, querrás volver. No sé que tiene Tailandia, pero engancha. Siempre queda algo por ver o por vivir. Por eso este próximo mes de noviembre me voy con un grupo de viajeros a recorrer Norte, sur y capital del país de las sonrisas. Lo haré con la agencia de viajes online 3000km ¿Te unes a la aventura?

Comenta con Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *